Navidad desde casi verano. Como lo oyes (lees) :p

Ya que he comentado la anécdota de la fuga de esta noche, aprovecho para comentar esta otra curiosidad de las últimas semanas. Que al final en el blog está predominando esto: comentar lo cotidiano, así un poco cuando me apetezca. Pero bueno, ya escribiré cosas más formales y profesionales, lo prometo.

En fin, a lo que iba. Que para ella es Navidad sí. Y es que últimamente (no sé si a raíz de una fiesta de cumpleaños de alguno de mis sobrinos) le ha dado por querer “un regalito”, como dice ella.

No es lista ni ná, pensaréis. Ya, pero aquí no acaba la cosa. Lo más curioso de todo es que lo que quiere no es el contenido en sí, sino el continente. Es decir, lo que le gusta es ver el papel de regalo envolviendo algo, y entretenerse desenlvolviéndolo. De hecho, el día de Reyes, es lo que más disfruta: desenvolver sus regalos…y luego pasar de ellos, sí.

Ya nos dimos cuenta hace años que invertir mucho en regalarle cosas no era precisamente útil. A pocas cosas materiales ha hecho caso desde pequeña (sus muñecas, a las que llamaba Paula siempre, y a sólo un tiempo).

En fin. Pues eso. Que aquí tenemos la suerte de que ver regalos por la casa y de que parezca el día de Reyes casi todos los días. Ahí es nada.

Anuncios