Otra entrada rescatada de mi otro blog:

Los chicos están ya sentados en la sala, mientras esperan. Algunos más expectantes, otros más distraídos, o comunicándose a su forma. Esa forma que a veces choca a los que no están acostumbrados.

Cada uno va a lo suyo, hasta que alguien da la voz. Ya llegan.

Asomando por la puerta del aula, a escasos 50 cm del suelo, extremidades y caras peludas avanzan con paso firme. No serán estos unos terapeutas al uso, no. Sus nombres: Lula, Albóndiga, Bernarda y Chica. Se trata de los protagonistas de cuatro patas de la sesión que se nos prepara. Ellas, junto a psicóloga y guías, forman el equipo de hoy del programa terapéutico Coterapeutas caninos.

Lula, Albóndiga, Bernarda y Chica, respectivamente, preparadas para la acción.

Sí, nos encontramos ante una sesión de terapia asistida con animales. En este caso, aplicada a unos 10-12 adultos con discapacidad mental y física. Y llevada a cabo en el marco del programa terapéutico mencionado.

Todos ya colocados en la silla (excepto Jorge, que parece tener especial reparo, y prefiere pasear por la sala). Así que, tras las primeras impresiones de impaciencia y júbilo (a destacar el gran aplauso-risa de Victor al ver tales coterapeutas), comienza la sesión.

Ejercicios de la sesión

1) Saludar: El primer ejercicio es una toma de contacto, que además sirve como forma de comprobar en qué estado vienen los chicos hoy. Se trata de que saluden y acaricien a los perros, para familiarizarse con su presencia. El caso de Paco es peculiar. En silla de ruedas reclinada, lo tiene más complicado. Fácil solución: Bernarda es especialista en estos casos. Se la acercan hacia su pecho. Al sentirla, consigue que su carita se vuelva alegría

2) Dirigir/ordenar: La elegante Lula se encarga de realizar este ejercicio, consistente en hacer una señal motora y/o verbal al animal para que acuda hacia el lugar donde se encuentra la persona. Señales de todo tipo ante tal diversidad. Cada uno a su manera, como puede, apoyándose más en lo verbal o en lo motor. Para eso está Lula, que captará la mínima señal (bien que entiende ella de diversidad) para acudir en seguida.

“Te quiero Lula”, expresa sin reparos Sara en mitad de la sesión. “Lo de ellos es amor”, nos avisa la psicóloga.

3) Saludar entre los propios chicos (con guía canina). En este tercer ejercicio, Albóndiga lleva a cada chico un papel hecho bola (que para eso se llama Albóndiga, oiga) con el nombre de otro de los chicos. Él receptor debe abrir el papel, e ir a saludar a la persona cuyo nombre está escrito en el papel. Hay quien da la mano, o abraza. Luego está Manolo, que es más de besos.

Mientras va finalizando este ejercicio, Puri se encarga de formar los aros para lo que será la siguiente actividad. Jorge, sigue con sus paseos. “Algún día caerá a nuestros encantos”, pensarían Lula y cía. Y Daniel aprovecha la mínima ocasión para ir a plantarle un beso a la psicóloga que dirige la sesión (¡no es listo ni ná…!)

4) Pasar por el aro y 5) Pasar por el túnel: En este ejercicio se trabaja lo motor/postural, al tener que colocar el aro (4), o el propio cuerpo (5), en el lugar exacto y de forma coordinada con los demás miembros, para que los perros puedan pasar por el lugar indicado cuando ellos mismos le den la señal con el brazo.

Qué se podría trabajar con estas sesiones

En resumen, con esta entrada he querido plasmar brevemente una sesión tipo de esta clase de intervención, que presencié ayer gracias a Coterapeutas Caninos. En este caso vemos como, a través de los animales, se han trabajado habilidades motoras, habilidades sociales, o atención (esa atención tan complicada de mantener en estos chicos). También va implícita la expresión emocional positiva (si viérais algunas de sus expresiones al interaccionar con los perros viendo que además hacen caso a sus órdenes) y la activación que les suscita (en este caso me viene el paralelismo con por ej, la música empleada como complemento terapéutico)

Y eso de las terapias asistidas con animales, de qué va o cómo funciona

Las intervenciones asistidas con animales (perros, delfines, caballos…) se consideran complementarias a la intervención de elección en diferentes déficits, y están ganando auge en los últimos años, requiriendo cada vez un mayor cuerpo de investigaciones para corroborar los beneficios que parecen observarse en la práctica. Como elemento terapéutico, pueden influir reforzando la alianza terapéutica (tan importante para el cambio en terapia) y también como un facilitador/motivador para la realización de ejercicios que trabajen diferentes habilidades, como las mencionadas anteriormente.

Campo prometedor que apenas está empezando a pasar por el filtro científico, pero que sin duda ya podemos decir que está causando (y esto siendo bastante modestos) bienestar y emociones positivas a los usuarios. Lo cual percibimos claramente quienes los tenemos cerca. No hay más que ver sus caras al acariciarlos, o bien fijarnos en su ilusión al mencionarnos, a nosotros los familiares, la mañana que han pasado con esos pequeños peludos. Pequeños grandes peludos que hacen su vida un poco más estimulante y alegre.

Y, ¿quienes son Coterapeutas caninos?

Como comentaba, se trata de un programa terapéutico (llevado a cabo dentro de la empresa Discapacidad y terapias)realizado por un equipo de profesionales de diferentes disciplinas (psicólogos, veterinarios, adiestradores caninos, técnicos en terapia asistidas con animales), y por los perros de terapia. Juntos, hacen posible esta terapia asistida con animales, que aplican a personas mayores, discapacitadas, con trastorno mental, y otros colectivos con necesidad de este tipo de terapias. Son una entidad joven, y que reflejan unas ganas enormes por hacer su trabajo. Ya coincidí con ellos en la charla en el Colegio de Médicos que reflejé en esta entrada hace un par de años. Abajo os dejo enlaces por si queréis conocerlos más. Un placer, de nuevo, verlos trabajar.

Documentos de interés:

Web y facebook de Coterapeutas Caninos

Protocolo de actividades para usuarios con discapacidad intelectual en un programa de terapia asistida con animales (TEAAC) 

Terapia asistida con animales y discapacidad física 

La terapia asistida por animales: una nueva perspectiva y línea de investigación en la atención a la diversidad

Terapia Asistida con Perros

Anuncios